En resumidas cuentas…

600x600Visto lo visto, repasada este historia siniestra que apesta se puede concluir que un guardia civil, de vacaciones y a 2.000 kilómetros de su destino, ah sí, y si es hijo de un cargo público del Partido Popular, puede hacer lo que le de la gana sin consecuencias relevantes. Al ciudadano no uniformado se le aplica el Código Penal de otra manera. Y hechos  como el que motiva esta nota generan otra repulsa y hasta otro grado de esa repusla social que empieza a resultar desternillante.
La Guardia Civil no expulsará al agente indultado por Gallardón tras grabar una agresión sexual riéndose. Sólo será suspendido de empleo y sueldo entre tres y seis meses, según la Unión de Guardias Civiles; que resta peso a los hechos con excusas:”El agente estaba de vacaciones y a 2.000 kilómetros de su destino”
Lees la noticia, te irritas, sientes que te meten el dedo en el ojo, algo más que eso… y estás por completo seguro de que mañana más, de que esto viene de lejos, de que es algo más que una tradición nacional, e sun estado de abuso permanente nunca suficientemente denunciado, de manera firme, ni por los medios de comunicación ni por una magistratura independiente ni por diputados y parlamentarios. Una sociedad inerme, socavada en su capacidad de respuesta, que por lo visto lo aguanta todo.

Otrosi digo: el dedo en el ojo, Topor de nuevo.

Con las cartas marcadas.

DSC_0005Hoy  por fin me entregaron ejemplares de Con las cartas marcadas. Salió de imprenta hace unas tres semanas, el mismo día que me marché a Villasbuenas de Gata, en Cáceres. Me dicen que entre tanto anda ya por las librerías. Bien. Hace años, el tener un nuevo libro en las manos me producía ilusión, inquietud también, pero distinta a la que ahora siento, porque ya no estoy seguro de nada, ni de haber acertado con lo escrito, ni de encontrar la necesaria complicidad con el lector.
Es un dietario del año 2013. Buena parte de las entradas estuvieron publicadas aquí y se esfumaron. Si pude recuperar las que me han servido de borrador para las que ahora publico, ha sido gracias a dos amigos que las habían conservado y con quienes estoy en deuda.
¿Qué entra en un dietario? En este, del 2013, no sé si lo más significativo, pero sí mucho de lo que nos ha sucedido a todos a lo largo de ese año nefasto en el que pasamos del asco indecible al que no cesa, y en él vivimos… Salvo que acatemos, nos pleguemos, aplaudamos y nos dejemos empujar. Cualquier resistencia es ahora mismo tan necesaria como válida. Dejar constancia de lo sucedido es una forma de hacerlo, pobre si se quiere, pero cuando menos lo es.
Y junto a esa crónica de lo sucedido, hay notas a salto de mata del correr de los días que tienen que ver con esa novela que el escritor teje a diario con su vivir, si se pone a ello: una forma de resistencia también al naufragio personal y a la tentación del abandono.
De la suerte que pueda correr este nuevo libro ya no me hago ilusiones. Ni yo ni nadie a estas alturas. El mundo libresco –y este dietario a él pertenece– es cada vez más minoritario y reducido. Por suerte cuento todavía con unos cientos de lectores que me temo son siempre los mismos. Es su complicidad la que busco con este dietario. Ya iremos viendo.

Burladeses del Senegal

_1efe0710201313h17m0435_0d4fe1a1Antonio López y Pamplona, no. Antonio López y la universidad del Opus en Navarra y su museo, obra de Moneo, que amenaza con ser todo un acontecimiento publicitario de la organización disfrazado de evento cultural de primer orden. Antonio López que no se entera, porque no quiere, de de que hay otra Pamplona y otra Navarra a la que el Opus, su universidad, el partido en el poder y el  Partido Popular, los medios que les dan apoyo, no representan ni de lejos. Todo esa bambolla, a la que el pintor se presta gustoso un año tras otro, viene hoy retratada en el artículo de Javier Eder que publica Diario de Noticias: “Burladeses de Senegal”.
El algo fúnebre y vanidoso Antonio López -de nuevo por aquí- decía el domingo en un suplemento semanal que Velázquez es un pintor grandioso y que las celebridades como él -como Antonio López- “estamos muy puteados”. Antonio López no es, obviamente, ese senegalés de Burlada, o mejor será decir ese burladés de Senegal que después de tantos años vuelve a Dakar porque en Burlada las cosas están pardas. Por descontado que Antonio López no pertenece a ninguna de las seiscientas familias -cien más que hace doce meses- que en Burlada viven de la beneficencia. Tampoco el penúltimo galardonado con el Príncipe de Viana es uno de los tres millones de españoles que se las arreglan con menos de trescientos euros al mes. (Sigue)

Mala fe

Según este, y muchos otros bandarras de su misma cuerda o entorno, social, político y religioso, “mala fe” es no hacer lo que a él le de la gana, no plegarse a sus santos caprichos, no lamerle el culo, decir no, no formar en sus filas, no aplaudir sin reservas sus devociones, no acatar lo que dictan sus jerarquías, no tragar como si estuvieras en una secta, no admitir que están en posesión de la verdad revelada… Por qué olvidamos tan a menudo que no son nuestros adversarios políticos, sino nuestros enemigos, que tenemos con ellos una consideración y una tolerancia que ellos no tienen jamás con nosotros, que compartimos espacios que ellos, en sus medios de prensa, no compartirán jamás…
http://www.noticiasdenavarra.com/2013/09/20/vecinos/pamplona/maya-acusa-a-la-oposicion-de-actuar-de-mala-fe-en-el-pleno-con-el-asunto-donapea… Pobre miserable.

Evo Morales en España

Invitado por Rajoy, dice la prensa boliviana del día, a petición propia, según Público, hoy, el presidente Morales visita al Borbón en su palacio madrileño y al infame Rajoy en el suyo. Se me hace raro. Y lo digo. Se les llena la boca co las “relaciones bilaterales” marcadas por esos incidentes que podríamos llamar “los que nunca más se supo”. Sería deseable que Morales les dijera a la cara todo lo que les dijo desde lejos hace dos meses, al tiempo de la crisis de la detención de su avión y del “cafetito” del embajador español en Viena… Pero ya no me hago ilusiones. Ni en esto ni en casi nada que tenga que ver con palacios, matones, pícaros, vividores, mentirosos de profesión, banqueros, financieros, multinacionales, predicadores de verdades de conveniencia, embajadas, diplomáticos, maderos… etcétera (que hay mucho). [Anotar en El asco que no cesa]

Burlas policiales

Leo en Público: “Los policías se mofan de que su director les pida no delinquir. Ignacio Cosidó elabora un código ético de Perogrullo en el que se pide a los agentes que sean sensibles, elegantes e independientes de los partidos políticos. Contempla además que se nieguen a obedecer órdenes “ilegales”.
Los policías no sé, pero los que nos tronchamos de la risa, pero en casa, a buen recaudo todavía, somos nosotros. Pueden hacer y hacen lo que les da la gana y lo saben, y los jueces que mal atienden las reclamaciones de los ciudadanos abusados, también.