Finis coronat opus

Esta tarde di por terminado un nuevo libro escrito en diversos momentos a lo largo de este último año de encierro. Se trata de una gavilla de recuerdos provocados por distintos objetos que tengo en mi cuarto de trabajo: en realidad es un viaje alrededor de mi cuarto aprovechando el retiro forzoso de la pandemia: libros, gentes, películas, cuadros, objetos pintorescos (curiosidades). Estoy contento porque a pesar de que no todos los recuerdos lo fueran y en ocasiones ha sido asomarme a episodios que me hubiese gustado no haber vivido o haberlo hecho de otra manera, ha sido un trabajo más grato que otra cosa. Tiempo de memorias el mío, ya setentón. Georges Perec tenía por costumbre limpiar su mesa de trabajo cuando terminaba un libro, a mí me ha dado flojera y la mesa se ha quedado como estaba. En otras ocasiones la limpiaba y le daba una mano de jabón. Mañana será otro día… iremos viendo.