Por tradiciones y por las malas.

Captura de pantalla 2014-05-11 a las 16.36.51Ignoro en dónde o en qué se ha inspirado la Barcina para remitirse a las tradiciones, y con ellas a la defensa de las raíces e identidad navarras, como apoyo de la exposición del regimiento América 66, habida cuenta de que ella, en cuestión de tradiciones, raíces e identidades, ha demostrado no conocer bien otras que no sean su cuenta corriente y el sistema de dietas (que solo devolvió cuando fue descubierta).
¿No ha encontrado mejor tradición identitaria navarra que un regimiento militar? Pues en Navarra hay unas cuantas y ella lo sabe: el euskera por ejemplo, por el que es público y notorio que ella no hace nada o lo menos posible, que es peor. La trampa de Euskalerria irratia por ejemplo. ¿De nuevo el argumento del buen y el mal navarro? Bueno el que apoye a los militares en su osada exposición; malo quien manifieste su rechazo. Repulsivo.
Dejo al margen lo referido a la presencia militar española en Afganistán, es decir, en una guerra de invasión y objetivos oscuros, porque me parece indecente por su parte considerar a la ciudadanía aquejada de idiocia y obligada a comulgar con ruedas de molino.
Sea lo que fuere, lo que sí va quedando claro es que por parte del partido en el poder no se trata tanto de una cuestión histórica o cultural, sino de convertir una mojiganga militar en un acto político de sustrato plenamente ideológico, autoritario y militarista, por encima de si eso le gusta o no a la ciudadanía. Quien así actúa no puede pretender que estemos con él más que a la fuerza.
Llama la atención la ignorancia o la mala fe que se desprende de las palabras de un cargo público del Partido Popular en Navarra cuando dice que el navarro debe, dice, debe estar orgulloso de que ese regimiento fuera capaz de ganar una guerra… por él mismo provocada (esto se lo calla). Eso es una bellaquería y una ofensa consciente a las familias de los más de 3.000 asesinados a causa de un alzamiento militar que tuvo a las instalaciones del hoy América 66 como escenario y centro de conspiración. Hay miles de páginas escritas y cientos de fotografías que el concejal puede consultar a sus anchas en el Archivo Municipal de Pamplona.
Y una ofensa también a las familias de los navarros que tuvieron que exilarse, a las de los que padecieron campos de concentración y sevicias de todas clases, y los rigores de la represión franquista. ¿Estar orgullosos? ¿De qué? Si conociera algo de la historia de la tierra en la que vive, y en la que tiene sillón, tal vez no hubiese dicho lo que ha dicho, tal vez sí. Yo creo que sí. Y creo que sí porque de lo que se trata es de que una demostración de fuerza como esta exposición y sus apoyos políticos, tiene sentido dentro de un proyecto de remilitarización de la sociedad española y de consolidación de un régimen autoritario: vuelta a las demostraciones castrenses y vuelta al abuso de los destinos civiles.
A cambio, declaraciones como la de la presidenta o como las de otros cargos públicos del partido en el poder, permiten saber con quién está esta gente y con quién no. Es decir, a quienes tenemos como enemigos políticos y sociales, y con quién hubiesen estado en 1936 y en los 40 años de franquismo.
A día de hoy hay más de 23.000 firmas recogidas en contra de la exposición del América y hay sobre todo un acuerdo municipal mayoritario de oposición a ese acto militar. Se ve que eso, tanto a los partidos que detentan el poder como al ministerio de Defensa, les importa un carajo. Las mayorías democráticas y sus acuerdos se toman en cuenta cuando conviene. Esa y la mentira institucionalizada son otras tantas enseñanzas del partido en el gobierno en estos últimos años. No hay concordia posible. Así, no.
Yo no me opondría, por ejemplo, a que esa exposición se celebrara si en ella se contara por lo menudo, nada de generalidades maliciosas, lo sucedido en Asturias, en octubre de 1934, o las condiciones del fuerte de San Cristóbal hecho penal militar o cómo y por quiénes se organizó el golpe de estado de 1936, y los sumarísimos sin garantía procesal alguna, y la campaña de Asturias de 1937, incluido el episodio de los espantosos crímenes del manicomio de Valdediós. Sería muy loable. ¿Lo van a hacer? No creo. El diccionario de la Academia de la Historia y sus patrañas es un manual de estilo, el de una España golpista y reaccionaria.

* En la fotografía, el patio del regimiento en la tarde del 19 de julio de 1936, antes de salir hacia Madrid. Los soldados de cuota a un lado (derecha), los requetés a la izquierda, con camisa blanca nuevos voluntarios…

Anuncios

¿Educación para la ciudadanía?

10177370_610894378988948_1267427809655355850_n lo dudo, doma en cambio sí, y obligatoria. Nos están domando, sometiendo, humillando, con leyes en la mano y sin ellas. No hay día que no se publiquen noticias de lo que una parte importante vive como un atropello, mientras otra lo aplaude con una mezcla de devoción y recochineo.

Un día es la exposición homenaje de la historia, por fuerza recortada y manipulada, del Regimiento América 66 en instalaciones municipales de Pamplona y a escasos metros de dónde se fusilaron a vecinos de la ciudad, unida a la peregrinación de puro exhibicionismo de ese mismo regimiento a Javier; y otro es la costosa peregrinación de policías y militares a Lourdes; y otro una cofradía que desfila en procesión de carácter vagamente religioso con un pendón de la División Azul del ejército nazi; y otro más la Barcina comparando la procesión de Valladolid con los Sanfermines, haciendo de una devoción religiosa una tradición de seña de identidad política… ah, sí, y la jerarquía eclesiástica callando ante todos estos dislates porque sabe que así es como sigue haciendo caja, que es lo que cuenta. A lo dicho, raro es el día que no recibamos una ración de colmos y de rotundas señales de un inquietante cambio social en nuestro país. La regresión política y social hace mucho que está servida.

10154351_568978443199541_539702263316640318_nPeregrinación policiaco-militar a Lourdes. ¿Por qué el Estado tiene que pagar expansiones devotas de creencias por fuerza individuales, jamás institucionales, no desde luego con la Constitución en la mano? Es un abuso claro de poder. Uno más.

Salta. Baila. Trágate tus ideas y aplaude, ciudadano domado… y sobre todo, paga.

¿Por qué en un centro escolar público como el de Cintruénigo, se hace apología de un cuerpo policial con la presencia de la delegada del Gobierno? ¿Qué criterios ha seguido la dirección del centro? Políticos evidentemente.

Creo que la delegada del Gobierno tiene que dar explicaciones parlamentarias de este bochornoso asunto. Pero me temo que no las dará porque ella y los suyos gozan de impunidad absoluta, como si las actuaciones de la delegación obedeciesen a una calculada política de provocación y de sometimiento del disidente: las multas propinadas a quienes se opusieron al escrache del arzobispo en Ansoáin son una buena muestra de lo que digo: arbitrariedad y abuso de poder. Salta y baila donde te digan, de lo contrario te apalearán con las mismas armas que les enseñaron a manejar a los niños de Cintruénigo y te multarán si protestas.

189939otra362040302_7128239007378788081_o¿A todos los padres les gusta ver a sus hijos menores enarbolando una porra antidisturbios, poniéndose unas esposas o un casco? Lo dudo. Mucho. Salvo que estemos ya muy amaestraos o el miedo nos haya trastornado por completo.

Si la GC quiere hacer jornadas de puertas abiertas, que las haga, pero en sus instalaciones, no en centros público ajenos por completo a su ámbito porque esto supone coartar de manera grave la libertad de la ciudadanía: se les impone una información que ni han pedido ni deseado. Repugnante educación para la ciudadanía esta. ¿Educar en el culto al uniforme? ¿Me van a multar si no participo de esa fiesta hecha tradición de obligado cumplimiento? Me gustaría saberlo.

Creo que las fuerzas policiales de este país no están con la ciudadanía, sino con la clase dirigente, la que hoy detenta una mayoría parlamentaria y con ella la posibilidad de saltarse las reglas escritas y las no escritas, de imponer un modelo ético que más parece un conjunto arbitrario de indiscutibles y obligatorias normas morales que distinguen a los buenos de los malos. Una aberración. Y que un país así pertenezca a Europa, todavía lo es más.

El modelo social que se está imponiendo no sé si mete miedo, pero asco sí que da, y mucho: militarista, radicalmente policial, de un nacionalcatolicismo renovado y agresivo, nada laico, devoto de la autoridad y de la fuerza, clasista, desigual, arbitrario, inerme frente al fraude generalizado, injusto… ¿qué más? Nos bajaríamos en la próxima. Algunos ya lo han hecho.

Infiltraciones

VanDeVelde1732010T152920.jpeg?qlt=75&cell=2000,2000&cvt=jpg

A partir de la segunda quincena de agosto de 1936, las nuevas autoridades de los territorios que quedaban en manos de los alzados se ocuparon de manera activa y acuciosa de depurar a maestros y profesores de escuelas y centros escolares acusados de peligrosos extremistas o de nacionalistas, cualquier pretexto bastaba: una denuncia, un informe redactado de manera maligna. Los mismos curas y frailes se sancionaron entre ellos en sus conventos: escolapios, capuchinos… Un tal Nagore fue por las escuelas de Pamplona revisando libros para expurgarlos y ver si se acomodaban a la doctrina social y política del nuevo orden. Viene en el Diario (artículo de fe por tanto). Se sancionaron cientos de maestros. Lo mismo pasó con los funcionarios de la Diputación o de los ayuntamientos. Un caso se me quedó grabado: el del secretario de Basaburua, al que denunciaron, empapelaron y multaron porque el cura del pueblo, en el sermón, había defendido el caserío y la patria vasca (sic). Un buen ejemplo de lo que pasaba entonces… y ahora. Había incluso una pintoresca categoría, la de los volatineros, fácilmente recuperables para la burocracia del crimen organizado (patriótico) porque lo mismo estaban con unos que con otros. A muchos, en Montes, el peor negociado por lo visto, les había sorbido el seso un Urmeneta y por eso eran malos, malos, nacionalistas. Sus nombres están señalados en listas escritas a mano: las peores, de esas no hay quien se escape.

Bien, así las cosas, la Barcina, algo más que pícara, fue a Madrid a echar de comer a una punta de empresarios interesados, como ella, en el bonito juego del toma y daca, y a soltar necedades mañaneras de la mano del infame Fernández, como esa majestuosa, olímpica, propia de quien con desprecio cree tratar con débiles mentales: “Si Navarra se pierde para la causa de la unidad constitucional, el problema de España sería irresoluble”.

Lo peor que tiene esa patraña es la puesta en escena, la solemnidad, el aplomo, el que tal cosa pueda ser aplaudida gracias al clima de unción místico-épico-patriótico que se crea con la andorga y el bolsillo llenos, y la conciencia de clase.

mob20n-17-web

En realidad la pícara Barcina fue a Madrid a que le dieran algo por cuenta de hablar de manera altisonante del peligro de convertir España en un problema irresoluble, como si eso fuese una novedad, como no lo es que te paguen por echar esas arengas, sermones, discursos de un apocalipsis de bolsillo que siempre redundan en llenar el propio y que es, sin duda alguna, a lo que ella aspira. Es como un chiste tan viejo que en lugar de risa da vergüenza ajena. Fue a infiltrarse también ella, a engarzarse, a hacerse valer delante de los que tienen las riendas de este desordenado carro de heno en el que vamos todos. La unidad de España -sagrada, sagrada, Fernández, que te s’aolvidao el sagrada- sirve para hacer dinero y en su caso para pedir medidas represivas contra todos aquellos que no le gustan y que son ETA porque no le gustan… a ver si nos explicamos porque esto ya lo tenemos muy oído. ETA es un argumento electoral de primera, y si no lo hay, hay que reinventarlo, reavivarlo, que no se apague ese fuego sagrado que puede hacernos ganar o perder unas elecciones, una clientela…, lo dice un pensador de El País con su recio y apretado discurrir, de modo que a tragar.

¿Quién decide quién es de la ETA y quién no? Ella y sus ignotos informadores. Salta a la vista que quieren depurar, expurgar, controlar, adoctrinar… lo de la infiltración es un cuento chino. Sin contar con que hasta ahora mismo aspirar a ocupar puestos públicos reuniendo los requisitos reglamentarios es un derecho no sujeto a otras trabas que las que ella y los suyos imponen: el dedazo, el solemne dedazo, el de Euskalerria Irratia, el de la lotería de puestazos que van a parar a manos de amiguetes. Zafio, realmente zafio.

Resulta grosera la manera en que esta gente anda detrás de organizar una trama de leyes de excepción con las que poder mantener al país en situación de tal, sin causar demasiada alarma, ni siquiera internacional, y anular cualquier conato de disidencia, de rebeldía, de respuesta a su abusivo modelo de Estado o de régimen político. Un día será la educación y otro los medios de comunicación, como ya lo es la ocupación policiaca de los espacios públicos y la reducción del ciudadano a su privacidad en la que vive en libertad condicional y vigilada. ¿Apocalíptico? Sí, mucho. No hace falta ser un adivinador del porvenir para ver lo que tenemos delante de las narices, hoy, y mañana.

6a00d83451654569e200e54f2ac6e68833-800wi

Pero estábamos con los infiltrados. En mi modesta opinión quienes están infiltrados en la Administración son ellos, los de su casta, y no solo en la Administración, sino en toda clase de instituciones y sociedades y negocios públicos o menos públicos, de esos que hacen de lo público algo privado que es, como todo el mundo sabe, el gran negocio. Incluso han venido montando puestos públicos u opacos, casi clandestinos, perfectamente inútiles y asociales por naturaleza para infiltrarse, ellos, sus amigos y sus hijos y los hijos de sus amigos y conocidos y palmeros: una red inextricable de apellidos, parientes, amiguetes, cuadrilleros, deudos… yo qué sé, es del dominio público. En el fondo no se infiltran, se insuflan, como metidos con fuelle por el sielso del asno de oro, se incrustan, se parasitan, sobre todo se parasitan. Solo la desvergüenza personal puede conducir a ignorar esta realidad que ve todo el quiere e ignora el que de la manera que sea aspira a que le den algo, para sí o para sus hijos y para la famiglia de la que forma parte porque aquí todo queda en la famiglia, hasta la Policía. Lo acaba de decir el Fernández en otro alarde visionario propio de quien abusa de vino litúrgico a escondidas. Si el Ejército y la Policía son los garantes de la unidad (sagrada) de España, mal futuro inmediato nos espera, salvo que cierres filas con ellos y te hagas devoto del señor Santiago, como los falangistas de hace más de setenta años.

Artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, 2 de febrero de 2014.
Las imágenes corresponden a Ghost, de George Grosz y dos conversation pieces de famiglie sicilianas, una de ellas con cura incluido.

 

Euforias y patrañas

1389443444420   La semana ha estado marcada por las protestas vecinales del barrio burgalés de Gamonal. No nos lo acabamos de creer, pero las obras del bulevar de Gamonal fueron suspendidas después de varias  semanas de contundentes protestas vecinales y mucha violencia y abuso policial… «El alcalde de Burgos se rinde» «Gamonal ha vencido» «Hemos demostrado que el pueblo manda», rezaban con euforia titulares y pancartas… Ignoro el motivo de la paralización de las obras. ¿Corría peligro de extenderse y endurecerse la protesta vecinal a otras ciudades? No lo sé. Las movilizaciones en otras ciudades no han sido ni mayores ni más contundentes que las habituales. La violencia policial sí ha sido mayor, pero eso ya es rutina exponencial que adjetivan ahora.

No sé cuáles han sido los motivos de esa paralización y consiguiente frustración del negocio del hormigón en manos, en ese caso concreto, de una empresa turbia y tocada del ala. Dudo mucho que el Partido Popular haya dado su brazo a torcer, pero una por una no hay bulevar y eso puede considerarse una conquista social, al margen de que empresas en derrota vayan a llevarse 500.000 euros a causa de la suspensión de las obras.

Atentado, antisistemas, etarras, vandalismo… ha habido de todo. Cualquier cosa con tal de no admitir que aquello era un abuso y un negocio entre amiguetes como ya es tradición y Marca España (indeleble).

Tiene toda la razón el secretario de estado para la Seguridad cuando dice que «Es habitual que en las protestas se infiltren violentos» porque todavía recordamos la fotografía de un maleante, en el paseo de Sarasate de Pamplona, arrojando la tapa de una alcantarilla contra el vidrio de una entidad bancaria y al que se le veía la pipa. Y consta que, pese a las abundantes y acuciosas diligencias de los especialistas en la materia, no ha sido hallado el encapuchado de la pipa. Y es fama que los citados especialistas hallan lo que no consigue hallar nadie, la aguja en el pajar hasta cuando no hay ni aguja ni pajar, nada, pero hallan, y suministran grandes titulares a la prensa de su cuerda que más tarde se desinflan.

199419_10152138353415246_1973998432_n

Lo mismo cabe decir de las manifestaciones de Madrid o Barcelona en las que se veía a violentos itinerantes deteniendo a pacíficos ciudadanos en el ejercicio de sus derechos o gritando «¡Eh, que soy violento, que soy de los vuestros…!». Muy cómico todo y muy siniestro.

INCIDENTES TRAS CONCENTRACIÓN EN APOYO AL BARRIO DE GAMONAL

Diga lo que diga el vocero policiaco del ministro Fernández, una parte de la ciudadanía no les cree en absoluto y la otra tiene motivos para no hacerlo, pero si acata la verdad revelada y la aplaude es por complicidad con la violencia itinerante y con la sedentaria que encarna gente como el ministro y los de su jarca. Para esta gente la rebelión ajena es una arrogancia mayúscula: abusado se vive mejor.

Eso sí, parece que esta vez al menos han dicho una verdad: es del dominio público que los «grupos de violentos itinerantes», ya famosos, casi legendarios, han ido de una ciudad a otra en camioneta y en correcta formación o así los ha podido retratar la ciudadanía, para su solaz y esparcimiento.

gamonal-alfredo--647x300

«Los indicadores de recuperación no casan con las protestas», sostiene con atrevimiento de maja la ministra Santamaría. ¿De qué recuperación habla? ¿De la de la casta a la que ella pertenece? Seguramente, porque es cierto que los ricos son cada vez más ricos y el foso que separa una clase de otra se hace cada vez más hondo e infranqueable. Sociedad de clases y ahora de castas, de patricios y de plebeyos. Si la recuperación ha llegado a la banca y a las corporaciones es porque la está pagando la ciudadanía. Yo no veo que haya ni más trabajo ni esté mejor pagado o pagado a secas, ni que se vuelvan a abrir las empresas que cerraron ni que se abran otras nuevas. Esa bonanza en manos patricias no genera verdadero trabajo y no difumina la falta de cohesión social, sino que la agrava. Por eso, un ideólogo de «las FAES», Vidal-Quadras, habla de recuperar la cohesión social, pero no porque esta les preocupe, a él y a los suyos, sino porque de pronto les da miedo, el que no les daba hace unos meses cuando esa quiebra era ya algo más que patente. Y eso es raro, habida cuenta del miedo que ellos han generado y de la violencia que han desatado con su policía, sus multas y sus leyes propias de una dictadura.

Y volviendo a las majezas saineteras de la Santamaría. No, lo ocurrido en Burgos no es solo «una forma de expresar el rechazo a una obra», como ella dice con rebuscada y maliciosa simpleza, es mucho más y lo sabe. Lo ocurrido en Gamonal y en otras ciudades españolas es una forma de manifestar que la ciudadanía está harta, sigue estando harta y puede convertir su hartadumbre en batallas campales de resultado incierto, ahora que ya se ven venir los preparativos de la carrera electoral.

cargas12

Y de las patrañas nacionales a las patrañas del gobierno de Navarra en su Reyno Gourmet. Desvergonzados, maleantes, mentirosos… Han utilizado una mentira con descaro. No hay informe de la Guardia Civil contra el modelo D, que de eso se trataba, pues eso fue cacareado desde el gobierno foral en diversos foros: prensa, radio, televisión… Los testimonios son tan abundantes como demoledores. Ahí están sus palabras, su aplomo, su mala fe, porque aquí hay que hablar de una actuación institucional plenamente dolosa que desautoriza el ejercicio del poder. Después de esto qué credibilidad están en condiciones de ofrecer. La propia del tahúr: Ninguna.

¿Quién se inventó la existencia de ese informe para pedir represalias? Cómo es posible que nadie, empezando por la pícara Barcina, responda de esa felonía. Están convencidos de que pueden mentir con impunidad a la ciudadanía y practicar una política sucia y de mala traza, y que eso es lo correcto y con ese bagaje plantarse en el Parlamento haciendo burla de este. ¿Por qué la Guardia Civil no negó desde un primero momento la  existencia de ese informe? ¿Por complicidad con la patraña? Conviene preguntárselo. ¿Y qué tienen ahora que decir los medios de comunicación de Madrid afines a la infamia peperobarcinera que utilizaron ese informe en grandes titulares de combate? Nada. No dicen nada. No dirán nada. No nos dirán nada. Está visto que no merecemos el elemental respeto de que se nos digan verdades elementales.

Espionaje político y respuesta ciudadana.

ak8e1211_jpg_20131218203530mani5_27362_1La respuesta de la sociedad navarra ante el ultraje perpetrado por el partido en el gobierno y la policía representada por el ministro del interior y otros trasgos de provincias contra la escuela pública del modelo D en euskera, ha sido contundente en la calle, como ya lo había sido en el Parlamento.  Ante la evidencia del abuso, del espionaje practicado sin orden judicial, «La Guardia Civil “no permite” divulgar el informe porque hace referencia a aspectos de la seguridad del Estado y puede afectar a procedimientos en curso sobre investigación de delitos terroristas», declara y miente con recochineo un político cuyo nombre pasará al olvido aunque tal vez se recuerde como rasgo de inteligencia su look patilludo de un Sancho Gracia hecho bandido de Sierra Morena.

La GC no permite divulgar el informe pero sí utilizarlo de manera sectaria, partidista, interesada e injuriosa, eso sí. Y los jueces tragan.

A quien lea esto desde lejos probablemente le importará un carajo, a quien lo vive de cerca y en su mundo, algo más. De cerca o de lejos, una certeza: en España se espía a los ciudadanos sin autorización judicial, al margen de la magistratura y con la connivencia tácita de esta por dejación de funciones, los políticos mienten desde sus escaños, la policía hace lo que le da la gana sin control alguno y la connivencia de esta con los partidos en el gobierno es total porque estos encubren sus abusos y fabrican leyes que los permiten.

La criminalización como estrategia política, editorial de Diario de Noticias, de Navarra, de 19.12.2013.

Vendrán por ti…

4DPGeorge Groszict“Aboga por tomar medidas para evitarlo- Barcina ve “sangrante” que “los batasunos se infiltren en los colegios navarros”- La jefa del Ejecutivo foral ha avanzado que propondrá “cambiar el estatuto de la función pública para evitar este tipo de situaciones”.

Sabe que lo que dice es mentira, ella y los suyos lo saben. Si no fuera perverso, podría pasar por un discurso político cretino. La patraña viene orquestada desde Madrid y en este caso nadie de los habituales se rasga las vestiduras. Hace unos años, si en Madrid te echaban encima el sambenito de batasuno ibas dado, te quedabas sin trabajo y hasta tu agente literaria te ponía en la puerta. Eso lo saben de buena tinta los pesebristas del gobierno de Navarra, sus artistas e intelectuales de cámara, los que callan y no hay atropello que no aplaudan. Hora es de decirlo.
El régimen policiaco que ha puesto en marcha esta gente solo es nefasto cuando nos perjudica directamente. No les importa utilizar informes policiales que no deberían estar en sus manos. Y si lo están, ¿en calidad de qué? Y ningún juez interviene porque sin duda lo da por bueno… ¿Medidas? ¿Cuáles? ¿Listas negras? ¿Más? ¿Como en 1936, cuando se represalió a los maestros de las escuelas navarras por ser vasquistas o republicanos? ¿Cuántos colectivos o ciudadanos navarros han sido investigados de esa forma? Un asco. El asco que no cesa. Con esta gente es imposible entenderse, son nuestros enemigos sin remedio.

La pícara Barcina

Frans_Hals_008No todo van a ser malas noticias en el inacabable caso de la Pícara Barcina. La resolución del Tribunal Supremo que la protege de manera política y jurídica, e impide investigarla, tiene a cambio un lado bueno para quien está convencido de que la dedicación a la cosa pública es una forma de enriquecerse de la manera que sea y solo eso: Jauja. Vivimos en Jauja y debemos alegrarnos por ello.
Y es que el Tribunal Supremo acaba de avalar, sin un ápice de duda, algo temible: que la desvergüenza y las conductas indecorosas y asociales no son delito, materia susceptible de ser juzgada, y que, en consecuencia, si tienes poder político, económico y social puedes hacer lo que te de la gana, enriquecerte de la manera que sea, retorcer las leyes y el sistema legal, recurrir a tus iguales para que te protejan… mientras no te descubran… y si te descubren, también. En todos los establecimientos públicos de Bolivia hay colgado de manera preceptiva un cartel que dice que todos son iguales ante la ley… en España, no. Salta a la vista. (Sigue, artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, 28.7.13)

Cuestión de fe

yolanda en clausura con monjaLo diga o lo deje de decir el fiscal del Tribunal Supremo que se ocupa del caso de la Barcina, en la devolución de dietas (¿todas?) indebidas cobradas por ella en la Can no hay buena fe alguna, sino una tosca triquiñuela de picapleitos. En la devolución de las dietas no hay más que mala fe procesal, una actuación ad cautelam para el caso en que fuese necesario esgrimir la atenuante de reparación del daño causado. Buena fe no, mala, pésima fe.
El fiscal omite de manera trapacera, porque le conviene, que ese gesto de mala comedia procesal no hubiese tenido lugar de no haberse, no ya denunciado el hecho abusivo, sino emprendido una activa campaña en pos de una investigación en profundidad de lo sucedido con las dietas, los consejos y las trampas de la Can. De no haber actuado Kontuz, la ciudadanía seguiría en la inopia. (Sigue… Artículo publicado en los periódicos del Grupo Noticias, 21.7.13)

Un toro independentista

mail.google.comcarmenalba_17137_1

111798-350x200Al margen de la vieja y bárbara copla festiva que la imagen de esa poncia de pocas luces, y probada mala intención, escapando de un toro,  y de la falta de piedad que por lo menos a mí me suscita (si quiero ser sincero), la investigación que se propone el gobierno de Navarra en torno a ese incidente de bobería y fachenda institucional, es más que probable que concluya con que el toro estaba tan vendido al nacionalismo vasco y a la ETA como lo está la jueza que se ocupa del saqueo perpetrado por la Barcina y su casta.

“Quiero tu dinero”

P1110549Pancartas festivas en las vísperas de los sanfermines. Los políticos locales a la picota: el alcalde Maya y su aire pánfilo, y la presidenta Barcina que se busca un abogado (Horacio Olivia) experto en corrupciones políticas para defender su inocencia, su permanencia en el puesto. Disfrazada de picoleta te señala con el dedo, como tiene por costumbre: “Quiero tu dinero”.
Y con todo, una temible certeza: en esta tierra no nos une del todo ni el enemigo común, ni siquiera la fiesta. El frente común es una idea hermosa que se disuelve a la vuelta de la esquina. Entre la trompetería brava y el baile de la pancarta, al margen del brindis y las risas, las caras de los pocos amigos, la mirada atravesada, el rabillo del ojo, las cuentas pendientes cuyo origen no sabrás jamás… Nabarreria en sábado, vinosa y atronadora, como preludio de una manifestación que ha pedido,  sobre todo, un cambio social y político que la derecha acusa de reclamaciones separatistas. No, no vienen los vascos, son los chorizos los que detentan el poder y que no saben cómo explicar la hartadumbre social que han provocado.

P1110535