La “Inmensísima”

Es una adjetivación superlativa que se ha sacado de la manga la Cifuentes para referirse a la gente de bien que no apoya los escraches y que, a cambio, apoya todo el sistema que permite el actual sistema de desahucios que el lobby bancario impone al gobierno, y que de paso lo hace, entre aplausos, con los abusos policiales y judiciales y con los flagrantes enriquecimientos abusivos de los gobernantes y con tener una Sanidad degradada… Inmensísima, eso es lo malo, que así la cuentan, a vista de pájaro, plaza de Oriente a rebosar rediviva, y en ella se apoyan.

Pascaliana del micrófono abierto: Mújica versus Kirchner

pieter-brueghel-carnival-scene-two-fools-art-poster-print

El presidente de Uruguay, José Mújica, la argentina Cristina Kirchner, su difunto marido, o lo que es lo mismo, el tuerto y la vieja dura de pelar… y el deslenguado… y el micrófono abierto. Poca cosa. Nada. Tormentas en vasos de agua. Malas comedias. Rasgados de vestiduras rituales. Patriotismos de taberna, zafiedades, soberbias… Por fortuna viene Pascal en nuestra ayuda (Pensamiento 131): “Doy por seguro que si todos los hombres supieran lo que dicen unos de otros no habría ni cuatro amigos en el mundo. Ello resulta evidente por las disputas que causan las indiscrecciones.”… Pero hay que seguir leyendo, el 132, por ejemplo, a propósito de los Epigramas, de Marcial: “El hombre gusta de la malignidad, pero no contra los tuertos o los infortunados, sino contra los dichosos soberbios. Nos engañamos de otro modo”… Comediantes descuidados que seguís milicia tal, decidme que buena guía podéis de un loco sacar…

Barcina desaparecida

_at_2388_jpg_20130221135559_2959_1El artículo, lúcido y pertinente, de Javier Eder publicado en Diario de Noticias, de Navarra, viene aquí enlazado. No es un asunto “autonómico”, antes provincial, no, es la muy devaluada, por falsa,  Marca España la que luce en esa fabulosa desvergüenza de una política arrogante y codiciosa que de la vida pública ha hecho un negocio encubierto por sus ataques al nacionalismo vasco y a las mentiras sobre su persona. Repulsiva.
Barcina desaparecida

Barcina: maneras de gigantilla.

alpargatabarcinaNo añado mucho a lo ya dicho estos días, pero es que la historia de esta gente, su presencia en la vida pública, subleva… como subleva leer, ayer, en la crónica de un analista político de El País, que la política navarra, su presente social y cultural, se decide desde Madrid, con corruptos y tramposos, y sin ellos. Y además dicho con una evidente satisfacción, como una fatalidad que hasta resulta risible porque no se trata de la vida de los navarros, sino de poner freno al nacionalismo vasco… que hacen mangas y capirotes de las leyes, la decencia, el respeto al ciudadano, poco importa, que hagan, mientras nos sirvan para mantener a raya a los nacionalistas vascos.
Maneras de gigantilla en Vivir de buena gana.

Las casualidades las carga el diablo

Las casualidades las carga el diablo. Aparece otro libro con el mismo título que es una frase hecha y casi por eso hay que ser más cuidadoso. No es que no lo hayan sido, sino que a Lucía Etxeberría y a su editor les importa un carajo ser o dejar de ser cuidadosos, son gente prepotente, que empuja, que avasalla, que tiene poder, que saben lo que hacen o lo hacen a sabiendas.
_visd_0000JPG09WBR
¿Y qué vas a decir? Nada, que estas cosas pasan cuando estamos en plena liquidación por derribo, general y particular, en pleno festín del derribo en el que participan quienes se han beneficiado de todos los recursos del festín oficial y de su industria, editorial, cultural, política… el derribo es un negocio. Lo saben quienes hacen de él una industria. Entre el que hurga callejero en la basura y el mayorista chatarrero hay una diferencia gloriosa. ¿El asco que no cesa? No, el asco de nunca acabar. Y así vamos tirando.