“¿Evitar disparates?”… ¡A por la Tercera!

1402139595020La petición de un refrendo republicano es ya un clamor popular, una marea ciudadana que nos da esperanza en un tiempo sombrío y que vuelve a poner de relieve la necesidad de una unidad de acción frente al poder que representa la derecha, con la inestimable ayuda de esa especie de Sor Patrocinio de guardarropía que es Rubalcaba, muñidor ahora de la monarquía franquista, y sus acólitos que esperan el reparto del botín político y económico. Nada es gratis en este país y esa abdicación real apesta.
Nos están tomando el pelo. Para amparar esta monumental tomadura de pelo, esta timba de reyes fules, la casta dirigente está urdiendo una maraña legal, como hizo Franco para perpetuar su golpe. No nos tratan como a ciudadanos, sino como a súbditos de derechos limitados y obligaciones ilimitadas hacia el poder.
Patxi López dice: «Hemos cedido más de lo debido a los cantos neoliberales». ¿Y? Y nada. A buenas horas, cuando encima han descubierto que no son republicanos y nosotros que son los peores compañeros de viaje que puede tener la izquierda. Son algo más que cómplices del golpismo del establishment.
Y no solo eso, sino que también ha pedido al partido que se abra a la sociedad y conecte «con los que hoy sufren, porque son los que dan sentido a nuestro proyecto». Suena a pitorreo. No harán nada porque viven tan ricamente en la actual situación de bipartidismo a ultranza y pacto de gobierno. Este país está podrido y la monarquía y el bipartidismo son el mejor emblema de ese fiemal que todo lo salpica.
Solo a una sociedad de la que se está convencido que está compuesta por débiles mentales se le puede justificar la impunidad vitalicia del Borbón para «evitar disparates», como dice la zarzuela. Así no se trata a nadie. Estamos ante una operación mediática en burla de la ciudadanía, aprovechándose de su hastío, de su agotamiento, de los muchos palos ya recibidos, de que según ellos tragamos con todo. No nos respetan.
La ramplona intervención de Felipe de Borbón en Leyre, soltando patrañas históricas, propias de la «Formación del Espíritu Nacional» de la Falange, hacen ver que el heredero de la corona o no tiene muchas luces o quienes le escriben los discursos carecen de escrúpulos y andan sobrados de malevolencia. A cambio, esas cansinas palabras permiten aventurar cuál es el futuro que nos espera. Más de lo mismo no, peor, con la plena connivencia del Partido Socialista que, desde Madrid, no quiere perder el momio parlamentario de una cómoda oposición que no compromete a nada. Y ahora menos que nunca, porque a la nueva veta de esta mina al parecer inagotable de ganancias se le llama «gobernabilidad», y eso vende. Todos a una a favor del sistema, mientras este nos beneficie. Y el socialismo español ha sacado de la cosa pública más beneficios que perdidas. Es del dominio público. Frente a la cosa pública como negocio, es necesaria esa Tercera República que hoy llena las calles, que tenga en su programa constitucional una más sólida democracia, un régimen en el que tengan cabida los menos afortunados, la recuperación de los bienes y derechos que no han arrebatado y todas las opciones territoriales. Las referencias tópicas del Borbón a la unidad española amparan la mordaza de una petición ya imparable de reorganización territorial del Estado. La Constitución no puede ser un cepo ni un pretexto sagrado para ahogar libertades en beneficio de una casta social, como viene siendo hasta ahora. La Transición fue una rueda de molino que está ya muy desgastada y no puede ser la justificación de todos los abusos y de una dictadura de hecho. Es necesaria una nueva Constitución y una refundación política del Estado.
Está claro que van a intentar obviar el clamor ciudadano desde el desprecio de los majos y haciendo oídos sordos a peticiones que son legítimas. Enseguida utilizarán el palo, las prohibiciones y las multas. No hace falta ser adivinador del porvenir para escribir que no tienen otra forma de detener la imparable marea republicana que la fuerza y unas leyes represivas dictadas para la ocasión. Nos les queremos. Que lo oigan. Hay que pintar la calle con todos los colores republicanos. Por muchos matones que pongan en ella, la calle no es suya. El futuro no es suyo, no puede ser suyo.

Anuncios

La División Azul en Semana Santa

BlMqMt4CEAAbi4x.jpg_largeMientras el portavoz adjunto del Partido Popular en el Congreso, famoso bocazas, tilda de ilegal la bandera tricolor republicana y de retrogrados a los miles de españoles que hoy  la hacen tremolar  como símbolo de un cambio político necesario y de una legítima ambición vital, en la Semana Santa castiza unos  penitentes desfilan enarbolando el pendón de la División Azul, la que estuvo encuadrada en el ejército nazi. Marca España de nuevo, el país de la total normalidad, de las carroñas milagrosas, los golfos apandadores, los granujas sin tacha…  ¿Ley de Memoria Histórica? ¿Dónde, para qué?

“¡A por la Tercera…!”

 constitucion 31Hace unos años, no demasiados, el de hoy era día de cripto celebración republicana. Hace unos años, pocos, las banderas republicanas en calles y balcones eran raras. Hoy forman mareas y este es poco menos día de fiesta nacional republicana, de la nostalgia y el recuerdo si se quiere, pero también de la voluntad de llegar cuanto antes a un proceso constituyente. Y va a más. La monarquía y los partidos oficialistas invitan a ese cambio de régimen y a que la calle sea cada vez más republicana. La idea de una Tercera República se ha ido abriendo paso entre la ciudadanía harta de patrañas, como esa de que la monarquía representa la unidad de todos los españoles. Mentira. Esa es una de tantas ruedas de molino con las que nos hemos ido atragantando y que cuesta escupir. Hoy día, la monarquía enseña los fondillos. Se ve de lejos que no es trigo limpio. Y de representar algo, representa una casta corrupta hasta las cachas y que hace lo que le viene en gana con total impunidad.
Cunden las banderas republicanas en las calles… y empiezan a aparecer los republicanos que hasta ayer eran monárquicos, como fueron franquistas. Lo suyo es perpetuar el sistema actual no provocar un cambio político, económico y social. La República es lo que tiene: en ella tienen cabida todos los ciudadanos. Ese ejemplar de Constitución republicana de 1931, cuya imagen reproduzco, perteneció a un diputado a Cortes de la CEDA que no vio con disgusto el golpe militar de 1936.

 

Carajo, esta sí que es buena.

Que cada cual comente lo que le venga en gana…
Comunicado del Colectivo de militares Anemoi

La burla del DNI 14-Z

1371560343_1Yo no sé si la burla del DNI 14 de Cristina de Borbón es la última o la penúltima que se inflige a la ciudadanía, con absoluta falta de respeto a esta. Al margen de que no hace falta ser adivinador del porvenir para afirmar que habrá más, sí sé que la del DNI dichoso con sus fincas, sus notarios y sus haciendas ha sido tan de grueso calibre que ha dejado inerme al país, a esa parte del país que se encuentra ya baldado, arrugado y detesta a la monarquía de los Borbones, cuyo derribo es una prioridad política de primer orden. Solo así se entiende que la burla, la falta de respeto institucional, no haya sido contestada más que con sarcasmos, bromas, befas y rasgados de vestiduras ya harapientas de tanto uso inútil en escena, y no con acciones judiciales, ni con actuaciones de la fiscalía que calla y apoya al Gobierno y a los suyos, no al Estado, porque ni en este ni en otros casos actúa en nombre del pueblo, porque no estamos en una república, sino en el de una monarquía de befa y lo hace en nombre de la casta política que ejerce el poder de sometimiento, lo que en otros lugares se llama gobernar.
Los políticos que aplaudieron a Cristina de Borbón cuando esta acudió al funeral de su abuelo, aplaudían varias cosas; le querían decir que en el caso de su DNI 14 no había problema alguno, que le otorgaban la inocencia, que estaban con ella. Eso, al margen de aplaudirse a sí mismos, a su casta y a su esfuerzo por mantenerse en el poder; tanto el PP como el PSOE. Es decir, que el intento institucional de fraude a la magistratura, la elaboración de un falso informe que diera cobertura a las ganancias de la infanta obtenidas en otro orden de trapisondas y mejunjes financieros, estaban, de entrada, absueltos, más que absueltos, aplaudidos. Detrás de esto hay toda una operación política, judicial y mediática de salvaguarda de la monarquía de los Borbones como emblema de un régimen detestable y de un sistema que beneficia a una casta y solo a esta. (Sigue)

Artículo publicado en Noticias de Navarra,  periódico del Grupo Noticias 23.6.13.

Aplausos para acallar los pitos.

1371740687988cristinac6La infanta desimputada, amparada por actuaciones incomprensibles de la administración y de la fiscalía,a cude arropda por el gobierno al funeral de su abuelo.  Y el cura imparte doctrina política desde el altar: Mar españa también aquí. Y el publico de “personalidades” aplaude, aplaude, no a la infanta, tampoco acaso a la monarquía, sino a sí mismo. Todo un gesto y una declaración de intenciones. El gobierno del PP apoya a la infanta porque apoya a la monaquía como parte del régimen autoritario que ha instaurado, lo mismo que el PSOE con su pobre y patética oposición, y todos y cada uno de los que a su sombra se han beneficiado de este estado de cosas y escriben y arengan en favor de una monarquía republicana y otros híbridos de orden y buen tono; eso es lo malo el orden y el buen tono. No hay rebelión con orden y buen tono, y aquí se necesita una rebelión contundente y eficaz.  Dudo mucho que lagún partido tenga como prioridad la abolición de la monarquía y la instauración de la republica española, como dudo mucho que tanto el PP como el PSOE, protagonistas del bipartidismo neoliberal estén por un cambio real en la situación: las protestas se desinflan, pierden intensidad…y es cierto, no estamos en Grecia ni en Brasil ni en Italia, donde las calles arden, ¿En dónde estamos entonces? En el país de los pactos trapaceros, en el del más de lo mismo, en el de los mismos perros con distintos collares, en el país caínita falsamente pacífico, que expresa hoy su tendencia a vivir sometiendo de otra manera, menos cruenta, solo eso.
http://www.publico.es/457548/cristina-reaparece-en-la-misa-por-su-abuelo-y-escucha-junto-a-su-padre-que-reinar-es-servir