Breves de buenos y malos

muariciokarl I.- Ya no es ni siquiera una cuestión de ideología política, sino un clima borrascoso, el de los malos y los buenos españoles, que remite en directo al de la Anti-España que explotó el maleante policía Mauricio Carlavilla, Mauricio Karl, suministrador de ideas de los cuartos de banderas antes del golpe de 1936 y al final de Fuerza Nueva. Su bestia negra eran los masones, los comunistas y los homosexuales, y los judíos claro. El general Mola fue un gran lector de Carlavilla, pero no solo él. Hablo del pasado, pero de ese que no acaba nunca de pasar porque parece repetirse con constancia poco menos que a diario. Ahora la anti España son el PSOE en el Gobierno, Podemos, los comunistas, los soberanistas y separatistas, los bolivarianos, los populistas que no sean ellos, los nacionalistas ídem, los etarroides… Muchos, tal vez demasiados, por eso hay que salvar a la patria. ¡Iaspaña! …¡Ia! ¿Burdo? Mucho, pero en el menú del día está. Hay portadas de diarios que resultan tóxicas hasta de lejos.

En nombre de España, de la auténtica quiero decir, no de la otra,  hablan maleantes de la política y malentretenidos de la vida social, desde medios de comunicación, como el kaodiario de Inda, panfleto voxista de ínfima calidad, y desde el Congreso de los Diputados y aledaños. Todos coinciden en que esa España rancia, cuartelera, autoritaria y cerril está en peligro y puede romperse cualquier día de estos por culpa de los malos españoles que son, ya sabemos, los que no son como ellos y, por supuesto, aquellos que lo son a la manera de los que no pueden ser otra cosa, ya sin ganas, como decía el poeta Luis Cernuda desde su exilio.

Si no eres monárquico y se te ocurre poner en solfa el origen mismo de esa monarquía, si pides que se revise el famoso Concordato con el Vaticano, si estás a favor de un Estado federal y social, si las condiciones laborales impuestas no te parecen bien, si no aplaudes los abusos policiales y la justicia política, entonces eres un pésimo español… A qué seguir. Lo digo porque cada día se añade algo nuevo a esa especie de mandamientos rojigualdos. No se trata tanto de silenciarte, que también, sino de cumplir con los mandamientos del buen español y en caso contrario de convertirte por las bravas, ya que por las buenas no funciona, y llevarte por el buen camino, ese que conduce a la formación de orden cerrado y al palo.

 

II.- ¿Será cierto que un periodista español del libelo de Inda, un pendejo de cuidao, trabaja en el viceministerio de Gobierno boliviano, como difunde el periódico Sol de Pando? ¿Será en o será para? En todo caso de lo que se trata es de encontrar o tal vez de coadyuvar a fabricar las pruebas de la financiación de Podemos, para procesar a más políticos bolivianos, país donde las detenciones son diarias, así como los procesos por sedición y terrorismo, una persecución política sin precedentes recientes por cuanto la propia ONU ha denunciado el servilismo de la Administración de justicia… Y de paso que se procesa a los bolivianos se intenta tumbar al gobierno español actual… ¿Y qué dice el Gobierno español? ¿Nada? Nada.

ONU-Philip-Alston-asentamiento-Lepe_EDIIMA20200207_0873_19

Y III.- Philip Alston, relator de la ONU, critica el sistema de protección social en España  –país rico pero más para unos que para otros– y dice que está roto, habla de porcentajes de extrema pobreza, de exclusión social que quitan el resuello, acusa a la clase política de fallar a los más vulnerables, reclama medidas fiscales, señala racismo, jornaleros que viven como animales, abusos a Menas, pide que se atajen los alquileres abusivos, los desahucios agresivos… En su informe, Alston, que no sale de su asombro, no deja títere con cabeza de los que están de manera inútil a la vista de todos, un todo que refleja un país en el que los derechos sociales y económicos se toman «rara vez en serio».

¿Resultado? Bye, bye, mister Alston, diga usted lo que quiera, aquí tendremos más de lo mismo o muy parecido. Es una cuestión de patriotismo, no sé si usted se ha fijado, de la buena marcha del Negocio, y, ojo, que lo mismo le quemamos «en esfinge» en la plaza patriótica de Colón, que la de Oriente está okupada.

*** Artículo publicado en Diario de Noticias, de Navarra, 9-II-2020

*** La fotografía de Alston es de BASSAM KHAWAJA 2020

 

 

Basura de okdiario

¿Pero esto qué es? ¿Un asalariado español del libelo de Inda trabaja en el Viceministerio de Gobierno boliviano, cómplice por tanto de un intento de derribo del Gobierno español, pues esa y no otra es la intención y labor de Inda y los suyos? De entrada habrá que decir que el maleante indasita da pruebas de cuál es el estilo del artefacto de comunicación para el que trabaja, el que lleva a Inda a los juzgados una y otra vez por mentir, difamar… Maleantes. No estaría mal que Entrambasaguas conociera desde dentro el penal de San Pedro si es que Romero puede llevar adelante un proceso contra él.
Si esta noticia es cierta, ya está tardando el Gobierno español en exigir explicaciones cumplidas… pero no, la diplomacia española va por otros caminos, inexcrutables.
Wilson García Mérida está con Sol de Pando y José de la Fuente.

Tal parece que ese periodista español de OkDiario que trabaja en el Viceministerio de Gobierno rompió la línea ética atribuyendo un millonario amorío extraconyugal a Romero, dato que resultó falso.
Romero dice que lo enjuiciará en las próximas 24 horas.
Entrambasaguas deberá hacer aguas. No podrá ampararse en la Ley de Imprenta porque invadió la privacidad del temible ex funcionario público.
*
Artículo 14 de la Ley de Imprenta: “Nadie puede ser admitido a probar la verdad de hechos difamatorios, sino contra los funcionarios públicos o gerentes de sociedad anónima o en comandita por imputaciones sobre acciones relativas al ejercicio de sus funciones”.
O sea: Los periodistas no tenemos derecho a invadir la vida privada de nadie. Apenas nos corresponde fiscalizar a los funcionarios públicos o empresarios corporativos por el ejercicio de sus funciones y actividades específicas en la esfera pública, respetando sus vidas privadas

Pablo Cingolani, un recuerdo

unnamed«Desconéctate, vive», me escribía Pablo Cingolani hace ya mas de dos años… A saber por dónde anda él ahora. Me gustaría saber que piensa de la situación boliviana, pero como es un movimiento pacífico y democrático el que domina, está desaparecido.

Voy vaciando este blog y reparando en que lo que hoy tiene interés, lo pierde conforme pasan los días, las semanas, no digo ya los años. Hechos indignantes y sus protagonistas dan en nada, en hojarasca, hasta sus nombre nada dicen.

Literatura híbrida (Quan Zhou Wu, Mohamed El Morabet, Najat el Hachmi y Margaryta Yakovenko)

1580223553_062070_1580563327_noticia_fotogramaLo esperaba desde hace tiempo, así lo fui escribiendo aquí y allá. Para mí es algo de verdad esperanzador, augura una verdadera renovación de la literatura en castellano, aire fresco, otras tradiciones, otros tonos de voz. Ya tienen un lector.

*** La fotografía es de Samuel Sánchez
Entre el desarraigo y las problemáticas raciales, los hijos de la inmigración luchan por hacerse oír y ampliar los márgenes de lo que significa ser un escritor español
Entre el desarraigo y las problemáticas raciales, los hijos de la inmigración luchan por hacerse oír y ampliar los márgenes de lo que significa ser un escritor español

La trampa descubierta, de Edward Bird

IMG_0036No hay escena estrepitosa que no me guste y esta del juego amañado y los tramposos me resulta particularmente grata. Hay muchas maneras de jugar sucio y no todas tienen que ver con los naipes, pero está claro que el tramposo se merece un sopapo… y algo más. Iremos viendo. [Breves del merdellón de Kapritxines Karos, caballero de industria, guapetón y camorrista]

Tomás Eloy Martínez

De los personajes más desagradables que me he tropezado en la vida, las cosas como son… Hasta me levanté de la reunión en la que estábamos y me fui, para siempre, se quedó allí, babeando, con la montonera. Ni nos despedimos siquiera. Dos horas de café tinto y parloteo egocéntrico nos bastaron. (Bogotá 1996)

Tomás Eloy Martínez

El perdón (Madame de Staël)

germaine-stael4

«Tout comprendre c’est tout pardonner», la frase es de Madame de Staël, y es famosa… Lo repite Evelyn Waugh por boca de uno de sus personajes en Retorno a Brideshead. Hay gente que perdona las ofensas, los agravios, los embustes y los desfallecimientos del prójimo con más facilidad que otra, hay gente que pide perdón con más facilidad que otra. Hay gente de trato más fácil que otra.

Juan Perucho

con PeruchoFue en enero de 1990, por estos días de finales de enero. Miro con asombro la fotografía porque Perucho tenía  la edad que yo tengo ahora. Todo un aviso. Entre ambos, el sinfonión que aparece en varias novelas suyas. Pasé un fin de semana de aquel enero 1990 en Cal Groc, su casa de Albinyana, donde ya había estado en el verano de 1985, preparando con él el número de la revista Pasajes que le dediqué, bajo la higuera de su huerto.  La palabras grabadas que tengo con él de aquellos días de invierno, frente a un fuego muy vivo de sarmientos y ramas, en una cashota que había en la huerta, son las de hombre sabio que hablaba de vida, de libros, de trascendencia, yo no lo soy. Iba a hacer un reportaje sobre él y su casa para una revista de lujo que dirigía un Murillo. No lo hice. Llegaron días feos y lo que parecía ir viento en popa se vino abajo. Hace unos días, comentando la publicación de un ensayo de Julià Guillamon sobre Perucho, decía que no renegaba de mis devociones literarias de hace treinta y cuarenta años. Ahí están, ahí siguen. Tal vez haya llegado el momento de seguir el consejo de Marguerite Yourcenar e intentar dar con la huella de los propios pasos y si no los encuentras, te lo inventas. Y me acuerdo de una carta muy hermosa que recibí, hacia 1982, como contestación a una mía en la que le manifestaba mi admiración por su obra y su talante de señor particular: «Me ves como me gustaría ser, no como soy»… Enseñanzas de don Juan.

Apostilla (Onfray)

«En este mundo intelectual en el que la izquierda dicta la ley, pasar por un hombre de derechas descalifica definitivamente», escribe Onfray en un ensayo dedicado a Albert Camus, «L’art de gifler un cadavre».* Parafraseándolo y trasladando el comentario a España, se puede decir todo lo contrario porque aquí quien dicta la ley es una tribu hosca, conservadora, neoliberal de mala traza, archidemócrata, para la que un escritor que sea reputado de izquierdas, populista, bolivariano, podemita, independentista no digamos, equivale no ya a la descalificación y al desprecio, que también, sino a la exclusión… si te lo niegan es que has acertado.

* Recogido en Le temps de l’ètoile Polaire (2019)