Viaje alrededor de mi cuarto (Novela desordenada)

Creo que estará en las librerías a mediados de octubre. Lo he ido escribiendo al margen de otros trabajos en este año de encierros forzosos y al final de apartamientos por gusto. Lo explico al hilo de los recuerdos convocados en estas páginas a través de objetos de mi cacharrería y de libros que han contado en mi vida de una manera o de otra: gentes, familia, amigos, libros, cosas guardadas por motivos que suele dar pereza explicar –y que aparecen en el libro a modo de ilustraciones de referencia: es un libro con «santos»–, lugares vividos, viajes, entusiasmos vivos junto a otros que se han venido abajo con los años… y un tanto a la carrera, sí, a la manera de una novela desordenada, como subtitulaba Gonzague de Saint-Bris un ensayo sobre el romanticismo, allí por lo ochenta felices. No es por tanto nada original. Lo hizo Xavier de Maistre, pero no veo motivo alguno para no repetir a mi manera el viaje, ese que te lleva al lugar en donde estás, pero con suerte con la cabeza aireada… Viaje de humor vagabundo este… tampoco es original la expresión, sino de Antoine Blondin.
Por cierto, hay un capítulo dedicado a la editorial Pamiela y a lo que esta ha significado en mi vida de escritor, en los buenos y en los malos tiempos.

Viajes y encierros (forzosos)

89356667_210112120302170_3090331885478346752_oUn momento este ni mejor ni peor que otros, pero sí oportuno para emprender ese viaje alrededor de nuestro cuarto que emprendió Xavier de Maistre, a raíz de un confinamiento (arresto) por intervenir en un duelo. Lo nuestro es otra cosa, pero el viaje de recuento y saldo tal vez merezca la pena, aunque pueda dar en poca cosa. De Maistre decía que de ese viaje no se regresa. Tal vez por eso no se emprenda. ¿Qué he hecho con mi vida?, se preguntaba el Antoine Blondin, en «Mi vida entre líneas», y decía algo así como «bueno, qué hemos entre los dos», antes de empujar la puerta del siguiente bistrot y pedir una copa de vino, que era lo suyo. Casi mejor preguntarse cómo has llegado hasta donde estás.