Enterrar el franquismo

 

Franco-Valle-Caidos-feretro-dictador_EDIIMA20191025_0902_20

Yo no sé si los militares que saludaban de manera reglamentaria a un tipo absuelto in extremis de agresión a fuerza armada y otros delitos concordantes, pero que apellidaba Franco, lo hacían por convicción o porque no sabían qué hacer. Me temo que, en algún momento, al Gobierno se le fue de las manos el asunto y, por muy festejado que fuera el acontecimiento entre activistas y familiares de víctimas del franquismo, aquello se convirtió en una truculenta mojiganga de homenaje al dictador y de exaltación del franquismo: la información se convirtió en publicidad que cada cual ha interpretado a su manera: con silbas y aplausos encontrados.

Con todo, la exhumación del dictador es agua pasada, nieve de ayer, un llamativo fuego de artificio de un día con mucha bambolla teatral, cuyos protagonistas indiscutibles fueron los herederos del dictador y su féretro, algo de verdad insólito, y en un segundo plano los representantes del gobierno con más cara de asco que otra cosa. El protocolo se equivocó o no calculó el alcance de la ceremonia. Pero lo cierto es que lo sucedido supone una mordaza hasta para quien maldijo a la representante del gobierno con un conjuro propio de Harry Potter, algo que los retrata, y sobre todo un gran lección: no hubo profanación ni jolgorio revanchista (legítimo) ni falta alguna de elemental respeto. Se trató con miramientos a quienes han hecho todo lo posible para evitar esa exhumación. Miramientos de los que no han disfrutado familiares de otros fallecidos. Por no hablar de las reiteradas actuaciones filogolpistas de la fundación que lleva el nombre de su causahabiente –convertido para ellos en marca comercial con solera que asegura en la práctica la total impunidad–, y que en otros países son delito porque la exaltación y el culto de regímenes criminales lo es. Pero España es diferente y cuando no mira para otro lado, lo hace cara al sol, cada día con más desvergüenza y convencimiento.

Cabe decir «Ya está bien» con Franco y su ciénaga, pero no, no está bien, hay franquismo para rato, por mucho que se niegue. De hecho es posible que su versión actual pueda convertirse en la tercera fuerza política del país… ¿Cómo se entiende eso? ¿Con que era cuatro gatos? Ese desdén es imprudente y engañoso porque ni lo fueron ni lo son.

Lo que cuenta ahora es otra cosa: sacar los restos de todos aquellos que fueron allí enterrados sin el consentimiento de sus familias, los llamados en documentos de la época «sacrificados», expresión que evita referirse a la autoría del crimen y elude expresiones como «asesinados» o «ejecutados de manera sumaria»; sacar al abad falangista de la basílica y recomponer todo lo relacionado con esas instalaciones; anular todos y cada uno de los juicios sumarísimos por los que fueron ejecutadas miles de personas; emprender un definitivo proyecto de apertura de fosas, identificación de cadáveres y sepulturas dignas para los restos, algo que de manera asombrosa no goza de un respeto generalizado; ilegalización de la Fundación Francisco Franco; penalización de la exaltación del franquismo y prohibición de símbolos fascistas; investigación oficial exhaustiva de títulos de propiedad de la familia Franco, como han hecho otros países… Es decir, que puestos a dar carpetazo, queda mucho camino por recorrer para que las huellas de la dictadura franquista queden de verdad atrás y sobre todo para que no vayan a más, algo que salta a la vista y es del dominio público, por mucho que se niegue. Para muestra, lo sucedido en el Parlamento Europeo con los energúmenos de VOX. Y no solo eso, sino el insuficiente eco que encuentra la creciente muestra y exhibición de símbolos e himnos del fascismo español como signo identificador del ideologías de la extrema derecha del presente que cobra importancia política regresiva en la vida pública del país, día tras día. Aquí la tolerancia sectaria y discriminada se está convirtiendo en complicidad e indiferencia y esta es un cepo, más a la corta que a la larga.

 

 

España, ¿de charanga y pandereta solo?

Manifestación en recuerdo a Franco

La España de la mugre y del crimen impune y no olvidado, en la que el fascismo no está perseguido y se alientan y toleran símbolos, canciones y maneras de un pasado ominoso… ¿Residual? No lo sé, lo que sí es que los incidentes a todo ello relacionado son cada vez más comunes, más habituales, van a más, en público y en privado. Hay compalcencia con esas maneras redentoras.
¿El alzamiento militar de 1936 cosa del pasado? No me lo creo. No cuando no oigo una sola palabra de rechazo por parte del gobierno ni tampoco por parte de quienes le apoyan en los medios de comunicación.
¿Quién puso ahí a esos niños y les enseñó el saludo fascista, el del crimen, quién los líricos himnos de la muerte?
Esto mismo, en otros países de la Europa a la que pertenece España, está penado.

¿Irse? Se lo preguntaba Josep Pla en sus diarios más privados, esos en los que anotaba que el régimen de paz en el que vivía era “de miseria, de policía, de indignidad” bajo el símbolo de ese saludo, de ese brazo en alto, alzado tanto por devoción rendida, como  por obligación o por la ruindad de ver de sacarle algún beneficio. A cierta edad y si careces de recursos, por mucho que quieras emigrar no tienes a dónde.

Item más: la fotografía de Denis Doyle (Getty Images) lleva días publicada en las noticias de Yahoo, a cuyos redactores nadie podrá acusar de no ser preceptivamente tendenciosos… y estas otras circulan por las redes con parecidos protagonistas…

670201-spain-dictator-salute 679938-156931697

La tradición y el lenguaje de la época

Blr5SH2CcAA8kTqUn día el ministerio de Defensa del siniestro Perico Morenés, un señorito de Neguri metido a negocios de armamento y seguridad privada, justifica lo injustificable recurriendo a la Tradición como argumento de peso –algo por cierto ya muy común–, y otro burla la Ley de Memoria Histórica remitiéndose al “lenguaje de la época” para sostener que el golpe militar de julio de 1936 fue una Cruzada de Liberación… algo que es y no es una mentira dolosa y una forma de recochineo porque, en efecto, para gente como Morenés y la casta y clase social que él representa con eficacia, ese es precisamente “el lenguaje de la época”, pero de esta.

La fotografía que ilustra esta entrada reúne Tradición y Lenguaje de la Época… y junto a ella, cientos de las publicadas en los últimos meses obtenidas en actos públicos de cargos del PP,  manifestaciones callejeras, ceremonias religiosas, procesiones ídem, desfiles y actos militares, pompas o raterías de la magistratura, actuaciones policiales, mojigangas institucinales de claro sabor a cerrado y sacristía impropias de un régimen democrático del siglo XXI… Tradición y mucho lenguaje de la Época.

Homenajes militares: América, América…

P1090005 Al margen de que considere que el Ejército español no ha ganado otras guerras que las que ha emprendido contra sus propios compatriotas, en tareas más de represión que de defensa estricta, me disgusta que en instalaciones civiles, y la Ciudadela de Pamplona lo es y está mantenida con dinero público de los vecinos, se organicen actos que al cabo puedan redundar en la falsificación histórica y contribuyan a una desmemoria dolosa de nuestra historia reciente, en la parte que hasta ahora mismo ha sido silenciada o pasada por alto.
Tengo para mí que no hay motivo alguno para que un ayuntamiento plural colabore d ela manera que sea en la organización, con claro sentido de homenaje, de una exposición que pretende honrar a un regimiento militar, el América 66, cuya participación en el golpe militar de julio de 1936 fue decisiva para su consecución, tanto por parte de sus jefes y oficiales como por el grueso de los efectivos que en ese momento se encontraban en el cuartel, a los que se les unieron los voluntarios carlistas del Requeté que ese día llegaron en masa a los acuartelamientos (y fueron desarmados… y vueltos a armar) y en menor medida los falanges. Digo bien efectivos que se encontraban en el cuartel porque en previsión de dificultades, el mando dio permiso a todos los soldados, de origen asturiano o montañés muchos de ellos, que podían resultar «desafectos» y comprometer el éxito del golpe. Algo sabía el mando de asturianos porque no solo conspiró contra el gobierno de la República en 1936, sino que, a las órdenes de este, participó en la brutal represión de la revolución de Asturias de octubre de 1934, a las órdenes de un militar que se significaría a la sombra del general Mola, el entonces coronel José Solchaga, contribuyendo eficazmente a llenar de presos el fuerte de San Cristóbal en unas condiciones que provocaron protestas parlamentarias (no me consta su participación directa en las ejecuciones sumarias practicadas por otros cuerpos como legionarios, moros y regulares).

P1090008
Dudo mucho que la proyectada sea solo una exposición de contenido y carácter histórico. Si lo fuera, los hechos menos honrosos saldrían a la luz y eso no me parece posible.
La participación en el golpe militar de 1936 forma parte de la historia del Regimiento, les guste o no a los organizadores, y no estoy seguro de que una exhibición pública de sus hechos de armas, en tono épico y festivo, no choque de frente con la legislación relativa a la Memoria Histórica, o sí también en este terreno la trampa está servida.
Porque lo más preocupante  de este asunto es la connivencia de una buena parte de la sociedad española con todo aquello que, más de cerca que de lejos, signifique apoyo intelectual y sentimental al golpismo militar de 1936 y al régimen que le siguió.
El general Mola, en sus escritos (El pasado, Azaña y el porvenir) abogaba por una recuperación de la presencia, prestigiosa, del Ejército en la sociedad civil, muy menoscabada por la bochonosa participación en la guerra de Marruecos, y la perdida de  Cuba y Filipinas. Creo que esta exposición obedece a un plan del ministerio de Defensa de imbricar al Ejército en una sociedad poco o nada militarista que ve con desconfianza las andanzas uniformadas y armadas, como ve con alarma su relación con manifestaciones religiosas.

Item más: prefiero no hablar de cómo días pasados, en instalaciones escolares públicas, se ha mostrado con material antidisturbios de la GC y entre burlas cómo un niño le pegaba a otro con una porra: hay documentación gráfica… algo insidioso y sombrío, una mezcla de religión turbia y culto a la fuerza armada, se va colando en la sociedad civil.

Otrosi digo: que aquí enlazo una petición dirigida al Ayuntamiento de Pamplona para la suspensión de la exposición, a través de Change.org

 

La División Azul en Semana Santa

BlMqMt4CEAAbi4x.jpg_largeMientras el portavoz adjunto del Partido Popular en el Congreso, famoso bocazas, tilda de ilegal la bandera tricolor republicana y de retrogrados a los miles de españoles que hoy  la hacen tremolar  como símbolo de un cambio político necesario y de una legítima ambición vital, en la Semana Santa castiza unos  penitentes desfilan enarbolando el pendón de la División Azul, la que estuvo encuadrada en el ejército nazi. Marca España de nuevo, el país de la total normalidad, de las carroñas milagrosas, los golfos apandadores, los granujas sin tacha…  ¿Ley de Memoria Histórica? ¿Dónde, para qué?

En manos de bellacos

 Wounded soldier - otto dix

Puede que sean cínicos, pero bellacos desde luego. Un portavoz del PP  invita a informarse antes de criticar la nueva Ley de Orden Público, de resabios algo más que franquistas, que ellos llaman de Seguridad Ciudadana… No, bandarra, no, cursa esa invitación a los ya apaleados, abusados, maltratados, multados: a todos los que han padecido la impunidad policial. Un ministro del Interior, maniaco religioso, miembro de alguna secta, que con pachorra dice que su ley permitirá no multar más, sino mejor, algo que no hay quien no traduzca por «más y mejor», y un presidente de Gobierno, bajo cuyo mandato la patraña se ha institucionalizado, que dice la mordaza, el amedrentamiento social, la indefensión ante los abusos policiales o burocráticos nos hará libres, más libres… y lo peor es que los que, de la manera que sea, padecemos esos abusos, aquí seguimos, burlados, sin poder digerir el exceso de malas noticias,  arrimados a una hoguera virtual de basuras y, como mucho, pensando en un sillón parlamentario para nosotros o los nuestros y jugando con cartas marcadas… el cambio social que quede para mejor ocasión.

Del consenso en la pasividad…

mayoria-progresista_3328_1De cómo se puede romper “el consenso de la pasividad” y la inoperancia, del dar largas, del pasar la página en balde, del hacr como que se hace, del burlar por sistema la insuficiente ley de Memoria Histórica, del apoyar de facto la barbarie de los alzados, del no remover como forma de vida, del no querer condenar de frente y de una vez por todas un régimen dictatorial y sus consecuencias… y sobre todo de cómo se pueden dar pasos eficaces en la dirección del empeño de conseguir Verdad, Justicia y Reparación.
Y algo importante: sin el trabajo, el aliento, la presencia y la dignidad de muchos de los que aparecen en esa fotografía la ley del Parlamento Foral no hubiese sido posible.

http://www.noticiasdenavarra.com/2013/11/15/politica/navarra/la-mayoria-progresista-dota-a-navarra-con-la-ley-que-reconoce-derechos-a-las-victimas-de-franco

http://elblogdefernandomikelarena.blogspot.com.es/2013/11/ultimo-acto-de-revision-de-la-politica.html

Rodolfo Martín Villa, fascista impune.

martin1

Es inútil buscar pruebas de la connivencia dolosa de una parte significativa de la magistratura y las instituciones judiciales españolas, no ya con el gobierno del PP, que también, sino con el franquismo y sus supervivientes, torturadores o encubridores y alentadores de crímenes relacionados con la represión policial y las cloacas del Estado. Digo que es inútil porque ellos mismos las suministran a diario.
Ahora mismo, la fiscalía que se ocupa de los exhortos que llegan desde la Argentina relacionados con la querella contra el franquismo, en su grosero intento de proteger no ya a Billy el Niño, un repugnante criminal, sino a su encubridor y a quien le condecoró por los servicios prestados que van apareciendo a la luz: Rodolfo Martín Villa, plenamente consciente de las actividades del policía, de ese y de otros policías, como la inmensa mayoría de la magistratura de la época ante la que se denunciaban en vano malos tratos y torturas. En cualquier otro país, el fascista Rodolfo Martín Villa, en lugar de enriquecerse en los pliegues del Estado, estaría en la cárcel. Aquí, no. No dejarles en paz es una cuestión de conciencia.

¿Quiénes son?… Todos

Ataque-falangista-Generalitat-Madrid-Diada_TINVID20130911_0014_3http://www.publico.es/467668/detenidos-12-personas-por-el-ataque-a-la-sede-cultural-de-catalunya-en-madrid
Me llama la atención que la noticia no de los nombres, todos, de los detenidos… y es que esto me recuerda el trato recibido por jóvenes vascos relacionados por fuerza con la Izquierda Abertzale y detenidos en redadas o en detenciones callejeras arbitrarias, cuyos nombres han figurado con todo lujo de acusaciones, detalles y fotografías, en primeras páginas, como grandes logros de la lucha antiterrorista,  que más tarde han sido puestos en libertad sin cargos o absueltos con todos los pronunciamientos favorables y sacados a la calle en silencio y por la gatera, sin que eso y el tiempo de su detención mereciera la menor atención informativa. “En este país la ultraderecha y la Falange puede agredir impunemente…”, se dice antes del ritual rasgado de vestiduras, pero eso no es más que la consecuencia lógica de un régimen autoritario y policial que se niega a condenar el franquismo y que, en la práctica, lo añora.

El mea culpa de los jueces

118ea59aa06243fec66b9ea845d5da6f_XL“Jueces chilenos piden perdón por sus “omisiones” en la dictadura de Pinochet”… Se hace raro leer noticias como esta cuando en el ejercicio de la profesión de abogado has tratado con malas bestias togadas, y bien togadas, que habían hecho sus armas de juristas de marca como alféreces asesores de tribunales militares presididos por iletrados, indocumentados y tal vez medio analfabetos (salvo para leer las etiquetas del Machaquito), pero muy enmedallados, o poco, porque andaban de emboscados; asesores que gracias a sus cruces ganadas en el bosque de la retaguardia ascendieron en la magistratura. Han fallecido, pero quedan vivos jueces del Tribunal de Orden Público donde se perpetraron infamias… Queda mucho pendiente (relacionado con la magistratura del franquismo) y nadie va a pedir perdón ni va a reconocer su participación en el aparato represor del franquismo. Ayer alguien decía que el nuestro es el único país en el que nadie  condena de manera oficial el franquismo, al revés, lo celebran y enmascaran.