Rip van Winkle en Biargieta

82fbe814236ead0f01b1f41db99c436b--tall-tales-arthur-rackham

Inefable el «revenant» que a su regreso de entre los vivos no reconoce a los muertos y se queda asombrado del hallazgo, desorientado… Lo mismo por lo que se refiere a quien encarna el papel de Rip Van Winkle en la mala comedia que no le queda más remedio que representar y que regresa al barrio de sus andanzas y no reconoce a nadie de los entonces, de los de aquel tiempo vivido en falso por desidia vinosa  y al que menos al que ha dejado atrás en la memoria de sus convecinos.

Vuelta de Arakan

12219431_312893092167952_803737741408826090_nUna buena caminata. ¿Emboscarse… no hacerlo? ¿Leer a María Zambrano en sus claros del bosque para comprobar que su bosque es otro y sus claros lo mismo?
A qué preguntárselo además si llevas años por los arrabales, en el peor de los bosques posibles, y si harías mejor en admitir que te acomodas mal a casi todo, inadaptado, esa es la palabra que desde hace años se te escapa. [Hablaba con el amigo Basurde antes de que un novelista me lo matara de mala manera] Hace años, un día de niebla y nieve, me perdí por esos parajes. No diré que lo pasé bien. Hoy pasó un cazador, a la becada, con sus perros.
Nevermore, mala seta, no la comas. Acuérdate del bebedizo de Rip Van Winkle. [Diario volátil, 8.11.15]